30 de julio de 2017

[Series] Doctor Who: El futuro es femenino

En The Doctor's Wife, cuarto episodio de la sexta temporada de Doctor Who, se hace referencia a un personaje al que llaman el Corsario. Se trata de un Señor del Tiempo que había tenido tanto sexo masculino como femenino durante sus pasadas regeneraciones y el Doctor llega a mencionar que fue "una chica mala" durante su encarnación femenina. Puede que no se tratase más que de un simple chiste, pero hoy en día podría considerarse un acontecimiento histórico: la primera mención oficial de que un Señor del Tiempo puede cambiar de sexo al regenerarse. La referencia al Corsario resultó ser el primer paso de un largo camino que ha desembocado recientemente en el anuncio de que el Doctor será interpretado por una mujer por primera vez en los más de cincuenta años de historia de la serie.



Hace unos días, alguien le preguntaba por el Corsario a Neil Gaiman, guionista de The Doctor's Wife, en la red social tumblr. Su respuesta me llamó mucho la atención y fue la que en última instancia me motivó a escribir esta reflexión. La idea de que el Corsario pudiese regenerarse tanto en un hombre como en una mujer fue obra de Gaiman, que la añadió al guión pensando que acabaría siendo desechada por introducir un elemento nuevo a la continuidad que nunca había antes sido tratado. Sin embargo, Steven Moffat, el showrunner, no sólo decidió conservar la referencia al Corsario, sino que además añadió la línea que decía que había sido "una chica mala".

Antes de concederle todo el mérito a Gaiman quizá conviene recordar que existe otra referencia aún más antigua a un Señor del Tiempo que se regenera en una mujer y que pertenece al propio Moffat, aunque está fuera de la continuidad oficial de la serie. En The Curse of Fatal Death, una parodia de Doctor Who emitida en 1999 con motivos benéficos, Moffat escribió cómo el Doctor pasaba por distintas regeneraciones hasta convertirse en una mujer, interpretada entonces por la actriz Joanna Lumley. Podemos considerar a Lumley la primera mujer que interpretó al Doctor, aunque habría que considerar que su Doctora es apócrifa al no formar parte de la continuidad. Lo mismo se podría decir de Arabella Weir, actriz que interpretó también fuera de continuidad a una encarnación femenina del personaje en Exile, una capítulo publicado en 2003 de la serie Doctor Who Unbound de Big Finish, la conocida productora de audiodramas.


En cualquier caso, sirvan estas anotaciones históricas para probar que la inquietud sobre una versión femenina del Doctor ya llevaba mucho tiempo presente en el momento en el que Neil Gaiman escribió los distintos borradores de The Doctor's Wife. Moffat ya había empleado la idea de que un Señor del Tiempo pudiese cambiar de sexo, aunque lo hiciese recurriendo a la parodia, por lo que no creo que la referencia al Corsario le resultase especialmente chocante. De lo que no cabe duda es de que al decidir conservarla en un episodio que formaba parte de la continuidad oficial estaba abriendo una puerta que ya nunca podría volver a cerrarse. Sí, podríamos discutir sobre lo flexible que es Doctor Who con su continuidad, la cual ha ignorado o reescrito a voluntad durante años, pero confirmar la posibilidad de que los Señores del Tiempo pudiesen regenerarse en hombre o mujer indistintamente era una bombazo demasiado grande como para dejarlo pasar. Dudo que en 2011, momento en que se emitió The Doctor's Wife, los implicados en ese episodio fuesen conscientes de que estaban abriendo la primera posibilidad real de tener a una Doctora en pantalla, pero sin duda hay que aplaudir su ocurrencia sobre el Corsario. Quizá no fuese más que un simple guiño, una de esas sutiles referencias con las que Gaiman adereza sus historias y potencia la imaginación de sus lectores o espectadores. Quizá a Moffat le hizo gracia la broma y por eso decidió conservarla. Sea como fuere, resultó ser un importantísimo paso hacia el futuro. Después de todo, el paso más importante para llegar a tu destino siempre es el primero, el que te pone en marcha.

De hecho, diría que en la última parte de su etapa como showrunner de Doctor Who, Steven Moffat ha ido avanzando cada vez de forma más clara hacia la consecución de una encarnación femenina del Doctor. El primer gran hito en el camino fue la presentación en la octava temporada de Missy, la encarnación femenina del Master interpretada por Michelle Gomez. Se trataba, en efecto, de la primera prueba tangible de que un Señor del Tiempo podía regenerarse en una mujer.


El segundo hito fue mucho más explícito: en Hell Bent, decimosegundo episodio de la novena temporada, un general de los Señores del Tiempo se regeneraba delante de las cámaras y pasaba del género masculino al femenino, cambiando también el color de su piel en el proceso. De esta forma, Steven Moffat confirmó que no sólo era posible el cambio de sexo durante la regeneración, sino también el cambio de raza. Finalmente, los últimos episodios de la décima temporada, recientemente concluida, estuvieron cargados de insinuaciones sobre un posible futuro en el que el Doctor fuese una mujer. Una forma muy inteligente de abordar la situación de forma indirecta fue enfrentar a Missy con la anterior encarnación masculina del Master, a la que no parecía hacerle mucha gracia la idea de que fuese a convertirse en una mujer en el futuro. "Is the future going to be all girl?", preguntaba amargado el villano. "We can only hope so", le respondía el Doctor.

Todo lo anterior nos lleva al momento presente, en el que ya ha sido confirmado que la persona que dará vida al Doctor en la próxima temporada será la actriz Jodie Whittaker. Así, el nuevo showrunner, Chris Chibnall, se ha ganado un lugar preferente en la historia de la serie por su decisión de contar con una Doctora en pantalla. Por lo visto Moffat conocía parte de los planes de su sucesor, por lo que ha ido allanándole el camino con sus últimos guiones. Así, ese primer paso que supuso la mención al Corsario ha dado lugar a que tengamos una primera Doctora canónica formando parte de la mitología de Doctor Who. ¿Pero fue ese realmente el primer paso?


Me parece importante tener en cuenta que este avance no habría podido producirse de no ser por el clima social en el que nos encontramos hoy en día. El camino que ha recorrido la serie desde que Neil Gaiman pensase en el Corsario hasta que Jodie Whittaker fuese anunciada oficialmente no se ha producido en el vacío, sino que se ha apoyado en los avances logrados en otras partes. Para empezar, Doctor Who ni siquiera es la primera gran franquicia de ciencia ficción que pone a una mujer como protagonista. Me entristece que el anuncio de Jodie Whittaker se considere algo histórico para la televisión, ignorando que Star Trek puso a una mujer al mando de una nave estelar hace más de veinte años: la Capitana Janeway de Star Trek: Voyager. Como en tantas otras cosas, Star Trek fue pionera en esto y se le debería reconocer su mérito. Eso no quiere decir que el hecho de tener a una Doctora sea menos importante o merezca menos reconocimiento, desde luego. Se trata más bien de un recordatorio de que la lucha por la igualdad en términos de representación lleva librándose desde hace muchos años y que lo que se consigue hoy se debe en gran parte a lo que se consiguió en el pasado.


Pensemos por ejemplo en el reciente éxito de la película protagonizada por Wonder Woman y en cómo está afectando al panorama cinematográfico. Era bien conocida la resistencia que tenían las productoras a financiar proyectos protagonizados por personajes femeninos dentro de géneros considerados eminentemente masculinos, como puede ser el género de superhéroes. Incluso Marvel Studios, tras haber construido una imagen de marca reconocible y exitosa con su Universo Marvel Cinematográfico, tenía grandes reservas a la hora de producir una película con protagonista femenino. Por mucho que la película de la Capitana Marvel lleve tiempo anunciada, Marvel Studios lleva años desaprovechando la oportunidad de rodar una aventura en solitario de la Viuda Negra y el motivo es que se consideraba una propuesta demasiado arriesgada. Pero ahora la enorme recaudación de Wonder Woman, una película protagonizada por una heroína y rodada por una directora, ha cambiado las tornas. Ahora lo arriesgado sería no lanzar una película protagonizada por una mujer. ah, pero Wonder Woman tampoco fue la primera película en asumir ese gran riesgo: ¿acaso no recuerdas lo que pasó cuando se anunció que los nuevos Cazafantasmas estarían compuestos por un reparto enteramente femenino? 

La acumulación de pequeños avances nos ha conducido hasta un momento muy interesante, en el que la representación y los problemas de género se han convertido en materia de preocupación y debate social. No hace tanto tiempo que le mera idea de una película de Wonder Woman se consideraba un disparate. Hubo una época en la que incluso el admirado Joss Whedon vio cómo su proyecto para llevar al cine a Wonder Woman era rechazado, pero hoy en día todos los estudios quieren tener su propia Wonder Woman. Y si el éxito de Wonder Woman ha sido posible es porque antes ha habido unas Cazafantasmas y una Buffy Cazavampiros y una Capitana Janeway y una Agente Dana Scully y una Xena y otras tantas mujeres, tanto reales como de ficción, que han abierto camino.


Por tanto, ¿a quién le corresponde el mérito de que Doctor Who tenga a la primera Doctora de su historia? ¿A Chris Chibnall? ¿A Steven Moffat? ¿A Neil Gaiman? ¿De quién es la responsabilidad? ¿Quién abrió el camino? Quizá se empezó a abrir camino mucho antes de lo que pensábamos. Después de todo, Doctor Who tal y como la conocemos no habría existido sin la productora Verity Lambert. Es más, la conocida sintonía de la cabecera de la serie, que ha permanecido casi inmutable desde los años sesenta, no habría sonado igual sin los arreglos de otra mujer, Delia Derbyshire. La historia de la fantasía y la ciencia ficción le debe mucho a todas esas mujeres que han estado trabajando desde las sombras, en ocasiones sin recibir reconocimiento por ello. En realidad el camino lleva muchísimo tiempo andándose. ¿Sabías que el primer libro considerado de ciencia ficción fue escrito por una mujer? Mary Shelley, autora de Frankenstein o el moderno Prometeo, fue una de las primeras en echar a andar allá por 1818.

Con esto quiero decir, en resumen, que el anuncio de que Joddie Wittaker será la Doctora es un avance importantísimo en el camino de la igualdad de género, pero no supone ni mucho menos el final del camino. El entusiasmo que despierta el hecho de tener a una encarnación femenina oficial de este veterano personaje de ficción está plenamente justificado, pero no debería hacernos olvidar que se ha logrado gracias a los pequeños pasos que muchos otros han dado a lo largo de los años. De la misma forma, tampoco debería hacernos olvidar que seguimos estando lejos de conseguir una igualdad real o una representación paritaria. El camino debe continuar.

Desde aquí quisiera mostrar todo mi apoyo y mi admiración a todos los implicados en un acontecimiento tan importante para Doctor Who como este. Como seguidor de la serie, estoy tan ansioso por descubrir a esta nueva Doctora como por ver cómo se abordan los temas de género en la próxima temporada. ¿Se optará por cambiar la dinámica y tendrá un companion masculino en lugar de una companion femenina como viene siendo costumbre? ¿Tendrá que enfrentarse la Doctora a los prejuicios debidos a su género? ¿Se cuestionarán las futuras historias los roles de género habituales en la ficción aprovechando el cambio de sexo del Doctor? Se avecina una época fascinante para la serie; una época que además invitará a nuevas audiencias que quizá no se habían visto atraídas con anterioridad hacia la serie. Niñas y mujeres a las que Doctor Who no les llamaba nada la atención llegarán a la nueva temporada interesadas por la presencia de una protagonista femenina y puede que muchas de ellas se queden y se conviertan en fieles seguidoras con el tiempo. Son esas niñas y mujeres las que, inspiradas quizá por Doctor Who, seguirán andando el camino de la igualdad el día de mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.