27 de octubre de 2009

[Anime] Especial Satoshi Kon (Parte 6 y final): Paprika

Terminamos el largo especial dedicado a Satoshi Kon con su último largometraje: "Paprika", adaptación de la novela homónima de Yasutaka Tsutsui. Como de costumbre, Kon desarrolló este proyecto con la ayuda del Estudio Madhouse y contó con Susumu Hirasawa (cuyas melodías electrónicas ya habían acompañado anteriores trabajos del director como "Millennium Actress" y "Paranoia Agent") como compositor de la banda sonora. La película llegó a España con un pequeño añadido en el título, quedando éste como "Paprika, detective de los sueños". Esta película es probablemente el trabajo más colorido y delirante de Satoshi Kon, pues nos propone un apasionante viaje al interior de un mundo que siempre nos ha fascinado: el mundo de los sueños.


Argumento:

En el futuro cercano la psiquiatría ha descubierto una nueva forma de psicoterapia gracias a un invento que permite irterpretar las ondas del sueño REM del paciente y hacer que el terapeuta "entre" en los sueños de éste. Este invento, llamado "Mini DC", se encuentra en fase experimental y su uso aún no ha sido autorizado por el gobierno. Las únicas terapias permitidas se realizan en una fundación controlada por el Doctor Seijiro Inui, un hombre en silla de ruedas que alberga un gran resentimiento hacia la tecnología. Sin embargo, la Doctora Atsuko Chiba está administrando psicoterapia no autorizada al Dectective Toshimi Konakawa mediante su misterioso alter ego: Paprika (en el mundo de los sueños, la Doctora Chiba se transforma en una joven pizpireta y pelirroja que se hace llamar Paprika).


Todo se complica cuando el Doctor Kosaku Tokita, el obeso e infantil creador del "Mini DC" informa a la Doctora Chiba de que dos prototipos inacabados de su invento han sido robados. Al no tener instalado ningún tipo de control de acceso, estos aparatos son capaces de sincronizarse con las ondas cerebrales de los individuos despiertos, lo que produce el efecto de que los sueños irrumpan en la realidad de los sujetos aunque éstos no estén dormidos. Pronto se producen los primeros actos de "terrorismo de los sueños", cuando varios doctores de la fundación comienzan a actuar de forma extraña al ver cómo sus sueños invaden sus mentes estando despiertos.


La Doctora Chiba, ayudada por el Detective Konakawa y por su alter ego Paprika, deberá encontrar a los terroristas de los sueños antes de que sus manipulaciones provoquen que el mundo de los sueños invada la realidad y los seres humanos se vean arrastrados irremisiblemente hacia una espiral de locura colectiva. Mientras se desarrolla este intenso thriller, paralelamente se va desarrollando el conflicto interior del Detective Konakawa, que pidió la ayuda de Paprika para superar un violento crimen que le había traído desconcertantes recuerdos sobre su pasado. Es más, la propia Doctora Chiba tendrá que afrontar y solucionar su propio conflicto, que le ha llevado a adoptar dos identidades diferentes y completamente opuestas: la estricta y severa doctora y la alocada detective de los sueños.

Personajes principales:

Doctora Atsuko Chiba: Una mujer seria y responsable, hasta el extremo de mostrarse fría como el hielo. En algunos momentos, incluso llega a ser cruel (especialmente con el Doctor Tokita, al que considera una especie de niño superdotado pero irresponsable). Su trabajo es su única preocupación. De hecho, prácticamente no tiene vida propia y, como ella misma reconoce en un determinado momento de la película, tampoco tiene ningún sueño propio. Es como si hubiese negado una parte de sí misma (o de sus sentimientos) y esa parte hubiese tomado vida propia, convirtiéndose en Paprika y habitando los sueños de sus pacientes.

Paprika: El alter ego de la Doctora Chiba es una joven pelirroja (de ahí su nombre, Paprika, que es el nombre con el que se conoce a una especia picante de color rojo: el pimentón). Paprika es todo lo contrario que la Doctora Chiba, ya que es una mujer simpática, cálida y comprensiva. Además de ello, también es muy sensual. Su trabajo consiste en introducirse en los sueños de los pacientes para descubrir pistas que puedan ayudar a resolver sus conflictos. Para ello adopta diferentes formas al entrar al mundo de los sueños, por lo que no es raro que cambie de aspecto dependiendo del sueño en el que se encuentre. A pesar de ello, Paprika es sorprendentemente sutil a la hora de ayudar a sus pacientes, entre los que se encuentra el Detective Konakawa.

Doctor Kosaku Tokita: Este joven exageradamente obeso y de mentalidad infantil es en realidad un verdadero genio tecnológico. Aunque aún le falta la madurez necesaria para comprender las implicaciones que pueden tener sus inventos, como el "Mini DC", sus intenciones son tan nobles que pecan de inocencia. De hecho, la idea para desarrollar el "Mini DC" le llegó mientras pensaba lo maravilloso que sería que dos personas pudiesen compartir el mismo sueño. Efectivamente, Tokita es una especie de "niño grande", con una mentalidad inocente y sensible y con un gran corazón. Nunca se dirige a la Doctora Chiba como Atsuko, sino como A-Chan (usando el sufijo japonés que se aplica al dirigirse a los niños o a la gente hacia la que se tiene un especial cariño).

Doctor Torataro Shima: Este viejo doctor ejerce el papel de mentor de la Doctora Chiba, además de supervisar los trabajos de su alter ego Paprika. De hecho, la idea de utilizar a Paprika en la terapia fue suya, ya que fue ella la que trató su depresión dos años atrás. Coincidió con el Detective Konakawa mientras estudiaba en la universidad, donde se hicieron amigos. Por esta razón, cuando supo que Konakawa estaba pasando por un mal momento debido a un díficil caso de asesinato que estaba investigando, decidió enviarle a Paprika para que echase un vistazo a sus sueños. El Doctor Shima es un hombre alegre que disfruta con su labor y que se siente afortunado de poder trabajar con una mujer como Paprika.

Detective Toshimi Konakawa: Un viejo detective obsesionado con la investigación de un asesinato que ha despertado extraños recuerdos sobre su pasado. Siguiendo la recomendación de su viejo amigo de la universidad, el Doctor Shima, Konakawa decide probar la terapia experimental de Paprika con la esperanza de que sus sueños arrojen algo de luz sobre sus confusos recuerdos. Muchos de estos sueños están profundamente relacionados con el mundo del cine, pues muestran a Konakawa en situaciones extraídas de películas de aventuras o de suspense, a pesar de que él odia con fuerza el cine. De forma involuntaria, Konakawa se verá involucrado en los eventos desencadenados por los misteriosos terroristas de los sueños, teniendo que acudir en ayuda de Paprika además de tener que superar sus propios e inquietantes sueños.

Doctor Morio Osanai: Joven y prometedor psiquiatra que se ha visto eclipsado por el talento de la Doctora Chiba y del Doctor Tokita. Viéndose relegado a un segundo plano, Osanai ha desarrollado cierta envidia hacia sus dos compañeros, aunque lo que le resulta verdaderamente molesto es la indiferencia con la que la Doctora Chiba recibe sus continuas insinuaciones. Esto choca frontalmente contra el marcado narcisismo de Osanai, que no soporta ser rechazado. Ya que no posee ni la inteligencia ni la creatividad del Doctor Tokita y que sus encantos no parecen afectar a la Doctora Chiba, Osanai no tardará mucho en ponerse al servicio de alguien que pueda ayudarle a obtener lo que desea.

Doctor Seijiro Inui: El presidente de la fundación psiquiátrica para la investigación de los sueños. Inui es un hombre mayor postrado en una silla de ruedas que desconfía de la nueva tecnología creada por el Doctor Tokita. En primer lugar, porque rechaza profundamente la tecnología (quizá por el hecho de que ninguna tecnología ha podido liberarle de su silla de ruedas, lo que sugiere un gran resentimiento por su parte) y, en segundo lugar, porque cree que tanto Tokita como Chiba son demasiado jóvenes e irresponsables para poder manejar adecuadamente las implicaciones que tiene un aparato capaz de adentrarse en los sueños de la gente.

Aspectos más destacables de "Paprika":


Sin ninguna duda, lo primero que destaca de esta película es su maravilloso apartado artístico, uno de los mejores de toda la filmografía de Satoshi Kon. La animación cuenta con una calidad arrolladora, manteniendo el característico diseño de personajes de las obras de Kon (que mezcla atributos reales con atributos ciertamente caricaturescos). Realizada una vez más por Madhouse, el estudio de confianza de Kon, se trata de una animación sobresaliente. Los fondos están cuidados con todo detalle, llegando en ocasiones a utilizarse fondos reales en lugar de fondos dibujados (especialmente en las vistas aéreas de la ciudad, que son fotografías reales sobre las que se mueven los personajes animados), lo que proporciona un gran poderío visual a la película.


No obstante, "Paprika" no es un mero espectáculo visual vacío, sino que muestra las dos características fundamentales del cine de Satoshi Kon (que ya hemos repetido hasta la saciedad a lo largo de este especial): la fusión y confusión de realidad y ficción y la crítica hacia la sociedad japonesa. La primera característica es evidente, pues en este caso la realidad está representada por el mundo material, mientras que el mundo de los sueños representa la ficción. Como veremos más adelante, en "Paprika" también nos encontramos otra división mucho más profunda: la que se produce entre la realidad racional de la mente consciente y la ficción que habita la mente inconsciente (a la cual se puede acceder a través de los sueños). En cuanto a la crítica social, como en otras obras de Kon, ésta se presenta de una forma muy sutil, oculta tras la broma y el sentido cómico de algunas escenas. Por ejemplo, en la secuencia en la que el mundo de los sueños "irrumpe" en el mundo real, vemos numerosos detalles que critican la sociedad japonesa actual: los hombres de negocios que se suicidan en grupo saltando desde una azotea como si estuviesen realizando un espectáculo de natación sincronizada, las chicas con un teléfono móvil en lugar de cabeza que dejan que un grupo de hombres (también con un teléfono móvil en lugar de cabeza) fotografíen debajo de sus faldas, el grupo de políticos que se pelea por el trono que preside la comitiva del mundo de los sueños...


A pesar de que la historia de "Paprika" no es una invención original de Kon, sino que se basa en la novela de Yasutaka Tsutsui, la influencia del director en el desarrollo de los personajes y del propio argumento es innegable. Como en anteriores películas de Kon, los personajes de "Paprika" están tan bien caracterizados que bien podrían pasar por personas de carne y hueso a pesar de su aspecto animado. Sus motivaciones, deseos, anhelos, etc. están expresados de una forma delicada y sutil, manteniendo el interés del espectador dividido entre el conflicto provocado por los terroristas de los sueños y los conflictos internos de los personajes.

Además del conflicto del Detective Konakawa, que hará las delicias de los más cinéfilos por la cantidad de referencias que contienen sus sueños (como "Vacaciones en Roma" y "Tarzán", entre otras películas clásicas), el conflicto de la Doctora Chiba y su alter ego tiene un peso fundamental en la película. Al contrario que en "Perfect Blue", no nos encontramos con un caso de Trastorno Disociativo de la Personalidad (o "doble personalidad", como se conoce comúnmente), sino con dos facetas muy diferentes de una misma personalidad. ¿Cuál es el conflicto que ha llevado a la Doctora Chiba a comportarse como dos personas diferentes? La respuesta a esta pregunta obtiene su respuesta en una de las escenas más sorprendentes y emotivas de la película.


Es imposible hablar de "Paprika" sin hablar del psicoanálisis. Antes de nada, recordemos que psicoanálisis y psicología son cosas completamente diferentes. Mientras que la psicología es una disciplina científica, el psicoanálisis no lo es (pues no usa el método científico, sino un método propio llamado método psicoanalítico). Por lo tanto, el psicoanálisis debería ser considerado una orientación filosófica para comprender la naturaleza humana en lugar de una ciencia de la conducta. A pesar de ello, entre los psiquiatras la corriente psicoanalítica siempre ha gozado de gran aceptación. Precisamente este es el punto de partida de "Paprika", donde nos encontramos a un grupo de psiquiatras especializados en la interpretación de la mente inconsciente de los pacientes a través de sus sueños (una técnica propia del psicoanálisis).

Como postuló Sigmund Freud en el siglo pasado, los sueños son una puerta abierta hacia el inconsciente de las personas. Esta afirmación puede ser más o menos discutible, pero no hay ninguna duda de que "Paprika" la aprovecha de una forma magistral para desarrollar un extraordinario derroche de imaginería visual. Una imagen recurrente en la película es la delirante mezcla de elementos culturales (tanto orientales como occidentales) que avanza inexorablemente a través del mundo de los sueños. Dicha imagen no es más que una representación exagerada de nuestro inconsciente colectivo, en el que se mezclan de forma caótica diversos elementos que en la mente consciente estarían separados. De esta forma, la acumulación de elementos en el inconsciente "presiona" a la mente consciente en determinada dirección, como los sueños "presionan" al mundo real en la película.


"Paprika" juega con esta dualidad consciente/inconsciente (al igual que juega con la dualidad realidad/sueño) para confundir y desconcertar al espectador. Cuando Paprika entra en el mundo de los sueños, vemos que es el cuerpo de la Doctora Chiba el que duerme. ¿Paprika es real? ¿Tiene naturaleza física? ¿O no es más que un aspecto de la mente inconsciente de la Doctora Chiba? Paprika incluso cambia de forma y aspecto, adaptándose al sueño en el que se encuentra en cada momento. De esta forma, la podemos ver transformada en hada, en sirena, en la esfinge de la mitología griega o incluso en Son Goku (personaje clásico de la mitología china que inspiró a Akira Toriyama a dibujar el manga "Dragon Ball").


Junto a esta dualidad que ya hemos comentado, otro aspecto fundamental en la interpretación de "Paprika" es el equilibrio entre los opuestos (una creencia muy arraigada en las corrientes de pensamiento orientales). El equilibrio entre los opuestos propone que la vida se desarrolla a lo largo de un conflicto permanente entre fuerzas opuestas de la misma intensidad. De esta forma, la vida de los seres humanos se desarrolla a lo largo del conflicto realidad/sueño... un conflicto que nunca debe acabar, pues ambas fuerzas deben estar en equilibrio. Si alguna de ellas superase a la otra (como sucede en la película por obra de los terroristas de los sueños), el resultado sería el caos y la destrucción. Realidad/sueño, vida/muerte, bien/mal, creación/destrucción... todos los aspectos de la existencia suponen un conflicto entre opuestos. No es de extrañar, por tanto, que ante la aparición de un gigantesco villano de esencia masculina en una de las escena finales de "Paprika", la respuesta de nuestros protagonistas para alcanzar la victoria y devolver el equilibrio sea la generación de una mujer igualmente gigantesca.


En este caso, mientras que el ente masculino representa el impulso de destrucción o impulso de muerte, el ente femenino representa el impulso de creación o impulso de vida. Estos impulsos inconscientes fueron descritos por Freud hacia el final de su carrera (él los llamó "Eros" y "Thanatos", en honor a los dos personajes mitológicos) y han jugado un papel fundamental en la evolución del psicoanálisis a lo largo de los años. Queda demostrado que la influencia del psicoanálisis en "Paprika" es absolutamente innegable, lo cual puede resultar extraño para aquellos que no tengan un cierto conocimiento de esta corriente.


Además del contenido psicoanalítico, podemos encontrar el uso de diversos simbolismos a lo largo de la película. Dichos simbolismos están muy relacionados con los diferentes personajes y nos ayudan a comprender su verdadera naturaleza. La inocencia del Doctor Tokita se muestra claramente en la escena en la que habla de su invento mientras su mirada se dirige hacia arriba y el cielo azul aparace tras él. De igual forma, el caracter infantil de Tokita se pone en evidencia al entrar en el mundo de los sueños y adquirir la forma de un robot de juguete. Por su parte, los villanos de la película también poseen su propio simbolismo: uno de ellos está relacinado con mariposas azules, mientras que el otro está representado por plantas y ramas. De esta forma, la influencia de los villanos queda patente aunque ellos no estén físicamente presentes en la escena, pues cuando vemos aparecer una mariposa o un paisaje repleto de vegetación inmediatamente lo asociamos con ellos. El uso de estos recursos, aunque no es ninguna novedad dentro de la filmografía de Kon, enriquece y da vida a la película.

Sin embargo, el paralelismo más arriesgado de todos los que aparecen en "Paprika" es el que se establece entre el inconsciente colectivo (en permanente relación con el mundo de los sueños) e internet (representado por un club virtual regentado por los dos camareros que protagonizan uno de los momentos más impagables de la película). De hecho, en determinadas escenas internet se convierte en un portal hacia el mundo de los sueños para el Detective Konakawa. ¿Cómo interpretar esto? Como expresa la propia Paprika en la película, tanto el mundo de los sueños como internet son lugares donde afloran los impulsos reprimidos. Es probable que este paralelismo resulte especialmente confuso y dificulte la comprensión de la película. Si a esto añadidos las secuencias oníricas, en las que se pone de manifiesto que el mundo de los sueños no funciona siguiendo las leyes de la lógica, nos encontramos con una película bastante compleja, incluso más que las películas anteriores de Kon (aunque tremendamente sugerente).


Como detalle curioso, tenemos que comentar que, en la escena final de la película (en la que aparece una sala de cine), podemos ver una cartelera en la que aparecen las anteriores películas de Kon a modo de pequeño auto-homenaje.

Conclusión:


La esencia del cine de Kon, un excelente desarrollo de los personajes, ciertas referencias psicoanalíticas, diversos simbolismos y un cierto homenaje al cine clásico... todo ello animado de forma excelente por Madhouse y acompañado por una banda sonora de corte electrónico muy característica de Susumu Hirasawa (con temas absolutamente fantásticos como el de los créditos iniciales de la película). A esto habría que añadir también el excelente doblaje al castellano. "Paprika" es una verdadera delicia para los sentidos, además de una película muy estimulante intelectualmente (cosa que siempre consiguen las películas de Kon). Aunque personalmente creo que "Millennium Actress" es la obra cumbre de Kon, "Paprika" no se queda muy lejos de ella. Se trata de una verdadera maravilla del cine de animación japonés que todo el mundo debería disfrutar. También es el último trabajo de Satoshi Kon y con él terminamos nuestra repaso a su obra.

2 comentarios:

  1. Buenisimo el articulo. Aunque me quedó una duda. No estoy muy seguro de haber entendido la razón por la cual Chiba se "esconde" detrás de la imagen de Paprika, no se en que escena debería fijarme para entenderlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas respuestas posibles a esa duda. ¿Quizá siendo Paprika puede hacer cosas que no haría en su vida normal y corriente? ¿Quizá así es más libre? ¿Quizá Paprika es lo que le gustaría ser pero no se atreve a ser? No hay una respuesta clara.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.